Compartir

Arquitectura Modular

¡Hablemos de Arquitectura Modular!

A grandes rasgos, podemos conceptualizarla como el diseño de sistemas compuestos por elementos separados que pueden conectarse manteniendo relaciones de proporción y dimensiones. Se caracteriza por su versatilidad, alta tecnología, sustentabilidad y economía en cuanto a materiales y tiempo de construcción.

Podemos divisar su origen junto al desarrollo de los containers (aunque no toda construcción modular los utiliza en la actualidad) en el marco del desarrollo del transporte aéreo, marítimo y terrestre. Luego de cumplir su vida útil, muchos de ellos quedaban varados en puertos, aduanas y bodegas. Al quedar inutilizados, y al poseer beneficios tales como la resistencia, la posibilidad de traslado y su valor económico, presentaban una oportunidad única para dar nuevas soluciones constructivas a problemas habitacionales.

Una de las principales ventajas de la arquitectura modular reside en la posibilidad de reemplazar, combinar o agregar cualquier componente sin afectar al resto del sistema. Así, podemos decir que las construcciones modulares se basan en la teoría de los Policubos. Se trata de una generalización tridimensional del concepto de poliominó, que consiste en un conjunto de módulos cuadrados unitarios unidos por sus lados. Un policubo es un conjunto de cubos unitarios unidos de manera tal que cada cara se une completamente a otra cara de otro cubo, o bien, permanece completamente libre sin ninguna conexión.

Te mostramos el caso de “Box Office” en Providence, Rhode Island, EEUU. Se trata de un conjunto de doce oficinas y estudios que tienen lugar en una construcción modular. Fue concebido por el arquitecto y developer Bill Case y diseñado por Joe Haskett de Distill Studio en el 2007. En el año 2009 comienza la construcción, en manos de la compañía Satk+CO. 


También te contamos lo que leímos, sobre un colorido caso de arquitectura modular, en Londres…

El lugar, era un área portuaria, degradada desde el punto de vista arquitectónico y abandonada en el plano social. El estudio de Nicholas Lacey & Partners ha pensado, así, en experimentar una solución alternativa a los sistemas de vivienda más tradicionales, sobre todo desde un punto de vista de ahorro y reutilización de recursos locales. De aquí, precisamente, la elección de los componentes de naturaleza industrial, transformados en elementos modulares a ensamblar fácilmente.

Como ventaja, el coste total ha sido inferior a la mitad de una construcción tradicional. Además, se destaca la sostenibilidad del sistema constructivo y la alternativa en cuanto a la disposición espacial.


Container City I tuvo como concepto principal recuperar componentes de naturaleza industrial y estudiar soluciones constructivas innovadoras. El resultado es un sistema modular, organizado de modo flexible gracias a la combinación de elementos de formas y dimensiones diferentes. Luego de 5 meses de trabajo, se inauguró en mayo del 2001, siendo el primero de los 14 edificios contenedores que actualmente funcionan en Inglaterra.

Un año más tarde se sumó otro grupo de edificios, Container City II…

Luego del éxito de Container City I, la demanda de construcciones sustentables, económicas e innovadoras, creció notablemente. Fue así como, tan sólo un año después, Container City II se erigió adyacentemente a la primera estructura modular, y se conecta a ella a través de puentes.

En esta ocasión, vemos un edificio modular sumamente colorido, para reflejar la naturaleza creativa de los inquilinos, principalmente artistas que eligen rentar allí su residencia y/o estudios o ateliers.

En ambas Ciudades Contenedores, el sistema se basa en combinar los componentes en diversas permutaciones y crear espacios adaptables según las necesidades presentes.  También, cumple con su compromiso con el medio ambiente, al ser una construcción creada a partir de un 80% con material reciclado.

Las Ciudades Contenedores ni siquiera tienen el aspecto de estar hecha con los mismos. Naturalmente, antes de ser transformados en futuras viviendas y estudios, estos containers han sido dejados rígidos, remodelados y dotados de pocos, pero necesarios acabados. Estas unidades han sido después transportadas a la obra y ensambladas en pocos días con la ayuda de una grúa. Luego, han sido unidas unas a otras con sistemas de enganche rápido y reversible. Finalmente, fueron pintadas con llamativos colores, capaces de defenderles de las inclemencias de la intemperie.